Fomentemos la cultura de la vida

August 2, 2017

 

El derecho a la vida es fundamental.

 

En los últimos días, la ministra peruana de #Salud, doctora #PatriciaGarcía, ha declarado sobre la "gran responsabilidad" de los profesionales de su sector con la vida de los usuarios de los servicios de Salud en el país,  cuando ha sido abordada para que se pronuncie sobre la prolongada huelga de médicos y la muerte de un pequeñito en el marco de la protesta. Por ello, quisiera compartir con ustedes, apreciados lectores,  algunas reflexiones sobre la cultura de la vida que debemos fomentar todos (gobernantes y gobernados) , en rechazo (por oposición)  a la "cultura" de la muerte. La cultura de la vida se basa  precisamente en proteger la vida, desde su concepción.

 

En ello, también tienen gran responsabilidad los medios de comunicación y los comunicadores. Estos últimos, como el resto de ciudadanos, están obligados a cumplir y hacer cumplir la Constitución Política del Perú, así como las leyes , etc. (Tema que abordaremos en una próxima entrega). Y la carta magna señala en su Artículo 2 que "(...) El concebido es sujeto de derecho en todo cuanto le favorece (...)".

 

Los medios de comunicación de circulación nacional han reportado que la primera víctima (mortal) de esta huelga ha sido un pequeño, de apenas 1 año y 10 meses de edad, cuyo padre, José Púa Marichin, declaró que su hijo, agonizante, no fue atendido en el hospital de Yurimaguas, en la Región Loreto, extremo nororiental del Perú.  Por su parte,  el Colegio Médico del Perú - Consejo Regional II Loreto ha rechazado y desvirtuado esa información. De aquí en más, escucharemos explicaciones y se realizarán investigaciones, pero nada devolverá la vida al pequeño.

 

La vida sí importa. La vida del pequeño hijo del señor Púa Marichin vale tanto como la suya, estimado lector, como la de cada ciudadano, como la del niño por nacer, como la del concebido. Ninguna vida vale más que otra. Por ello, no podemos decidir sobre quién debe nacer y quién no. No podemos decidir sobre la vida del concebido dependiendo de las circunstancias de su concepción. O ¿sí?. 

 

Me sorprende gratamente leer los mensajes a través de las redes sociales de decenas de ciudadanos que lamentan y se indignan por la muerte del pequeñito en el hospital de Yurimaguas. No son (somos) insensibles. Sin embargo, me causa desconcierto que muchos de esos ciudadanos (especialmente varios  de los que ejercen cargos relevantes en la administración pública o quienes son considerados "líderes" de opinión) declaren su indignación a pesar de que están a favor del aborto. ¿No es contradictorio? ¿Cómo interpreta ello, usted?

O se está a favor de la vida o se está a favor del aborto.

O ¿se puede elegir estar de lado en el que apoyamos selectivamente la vida? Éste sí nace, éste no. ¿De eso se trata?

Si no importa la vida, ¿qué más puede importar?.

 

He escuchado desde que ejerzo el periodismo, desde fines de los años '80, decenas de argumentos por parte de quienes apoyan el aborto. He escuchado y leído todo tipo de argumento, desde las interpretaciones jurídicas hasta los sustentos que apelan a los sentimientos, o de quienes simplemente afirman que el "mundo está cambiando" y lanzan calificativos como "cucufato, conservador, religioso", entre otros, a quienes no apoyan el aborto.

Ciertamente, es un tema muy polémico, que divide a los peruanos, así como a otros millones de ciudadanos en sus países. Muchos países optaron por permitir el aborto. El Perú, su Congreso, propiamente dicho, ha mandado al archivo varias veces proyectos de ley que buscan despenalizar el aborto. La Constitución Política del Perú de 1993 protege la vida del concebido. No obstante, en el Perú no está prohibido el llamado "aborto terapéutico", que se practica "cuando es el único medio para salvar la vida de la gestante o para evitar en su salud un mal grave y permanente", según consigna el Artículo 119 del Código Penal Peruano.

 

Existe un desprecio por la vida en el mundo. Solo recordemos los conflictos externos e internos que subsisten actualmente. Lo vemos a diario también en las calles, cuando personas al volante conducen sus vehículos con temeridad, poniendo en peligro la vida de las personas y las de ellos mismos. Comprobamos que existe desprecio por la vida cuando personas mueren por no haber entregado sus teléfonos celulares a delincuentes. ¿Qué debemos hacer los ciudadanos? ¿Dejarnos llevar por las corrientes ideológicas que fomentan el aborto? ¿Agachar la cabeza y abstenernos de opinar ante la arremetida de quienes se autocalifican como "modernos"? ¿Voltear la mirada ante quienes insultan, etiquetan y usan el insulto como argumento?.

 

El diálogo es importante en una sociedad que se precie de ser tolerante. La tolerancia debe ir en ambos sentidos. Seamos tolerantes para escuchar, opinar, debatir, convencer. Apostemos por el intercambio de ideas, de argumentos. Apostemos por  reflexionar sobre la necesidad de que fomentemos la cultura de la vida, desde el Estado, y también desde la sociedad civil organizada, y fundamentalmente desde las familias. Cuando los argumentos se acaban, ganan espacio los insultos, las descalificaciones, las etiquetas. Y eso no conduce a nada. Sí, hay situaciones indeseables, condenables, de horror, como una violación sexual. Sin embargo, ante la concepción de un ser a raíz de una violación sexual, nos preguntamos qué culpa tiene el ser concebido para que sea condenado a perder la vida?

En ese caso, ¿debemos levantarnos como seres superiores y decidir sobre su vida?. Como mujer, madre e hija, me causa escalofríos el solo pensar en una violación. Por ello, me solidarizo con cada una de las mujeres que la ha sufrido. Sin embargo, pienso que el aborto solo causa y causará más daño al que ya se les ha hecho.

 

El congresista Yhony Lescano ha presentado un proyecto de ley sobre "Cunas salvadoras", para proteger la vida del concebido en casos como el mencionado anteriormente o en la eventualidad de que una mujer no desee quedarse con su hijo. El Pl fue aprobado por mayoría en la Comisión de Justicia y Derechos Humanos del Congreso de la República.

 

Fomentar la cultura de la vida debe sobrepasar a si somos católicos, agnósticos o ateos, a  si somos integrantes de un partido político, o a si somos jóvenes o adultos, hombres o mujeres. Fomentar la cultura de la vida es apostar por lo fundamental de nuestra existencia.  

 

 

Autorregulacion de los comunicadores y periodistas.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

  • Instagram
Entradas destacadas

La autorregulación de los comunicadores para no violar las leyes

July 6, 2019

1/2
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

     Derechos Reservados © Copyright Milleniums Comunicaciones Lima - Perú 2017